La Rioja

El 78748 bendice a San Adrián con el tercer premio de la Lotería

vídeo

Celebración delante de la carnicería San Mateo de Calahorra. / Isabel Álvarez

  • La localidad de San Adrián compró todas las series del número, que fueron vendidas en la administración número 1 y repartidos por varios establecimientos

La pequeña localidad navarra de San Adrián (apenas unos 6.000 habitantes censados) vivió una alegría inesperada gracias a la lluvia de millones caída con el tercer premio de la Lotería. El azar quiso que 165 series del número 74748 se vendieran en este municipio navarro y los 82,5 millones de euros bendijeran a la zona.

«La gente está loca, disparada, muy contento todo el mundo», reconoció José Luis, lotero de la administración de Santa Gema en San Adrián, el origen del dinero que se propagó a las cercanas Calahorra y Azagra. «Sí, sí, se ha repartido también por los pueblos de alrededor», confió desde en una administración que vendió todas las series de varios números pero que suministró el clave, el 74748, al completo. «Es un pueblo pequeño y muy industrial. La gente está contentísima», se atrevió a describir el rey Midas navarro para desvelar lo que las calles todavía escondían a mediodía porque los lugareños fueron tan tímidos y reservados como el dueño de la administración.

Quizás los agraciados tardaron en salir tanto como cuando compraron los últimos números afortunados. «A última hora vendimos bastantes. Seis, ocho, diez... Ayer fue un día de mucho jaleo», confirmó José Luis, quien no era capaz de recordar las caras de sus vecinos millonarios. Curiosamente, ninguno de los premiados fue el lotero a pesar de la inundación de euros que se avecina en el pueblo. «Por desgracia no, pero nos queda la satisfacción», señaló lacónico por teléfono el administrador navarro.

Por otra parte, el premio, cantado dos minutos después del mediodía por las niñas Lorena Stefan y Nicole Valenzuela -quienes pocos minutos antes habían cantado el premio Gordo-, contagió también la alegría a Calahorra. Especialmente felices fueron en la carnicería Mateo, que repartió numerosas participaciones y décimos para un total de 25 millones.

Carniceros y agricultores

«Yo siempre he soñado con eso, que iba a tocar», reconoció alegre Eduardo Calvo, mientras atendía el teléfono del establecimiento que mantuvo el día de ventas de piezas. «Encima está muy repartido porque había muchas participaciones de cinco euros además de algunos décimos», remarcó. Y la alegría fue mayor porque pudo festejar con los de siempre. «Ha sido para clientas de toda la vida, es una carnicería de toda la vida», explicó con algunas a la espera de completar los preparativos de la cena de Nochebuena.

No se borró la sonrisa en el local a ninguno de los que acudieron, pero ninguno se retirará de la carnicería. «Algún 'decimillo' tengo, pero claro que vamos a seguir atendiendo», señaló Calvo para remarcar su profesionalidad mientras en la puerta se brindaba con champán y se reservaba el tradicional vino del área para la comida.

En cambio, en la Cooperativa San Gregorio de San Adrián no tardaron en abrir sus botellas con Denominación de Origen porque habían acaparado 40 de los 82,5 millones del tercero de la Lotería. «Deberíamos estar cerrados desde la una, pero con el día que llevamos... Estamos de risas no hemos parado», confesó Julio Fuertes desde el lugar de la felicidad. «Estamos con un subidón de para qué. Estamos brindando con vino, con el crianza», describió el trabajador con una copa en la mano.

Después de unos años «con la cosa peliaguda» en la economía doméstica, la alegría estuvo precedida por la sorpresa en el campo. «Estamos esta mañana para trabajar y siguiendo por el ordenador el sorteo cuando sale el número. '¡Hostia, que es el nuestro!'. Hemos arrancado el cartel del tablón y nos hemos dicho: '¡Que es el mismo! El gerente no es lo creía», rememoró Fuertes sobre el momento de la explosión. «Unos estaban en el campo cortando cardos, otros brócoli y conforme se estaban enterando han venido», explicó el campesino.

Fue el último punto de llegada de la alegría generada en San Adrián. En Azagra fue uno de los sitios que más lo agradecieron. «Es un premio muy repartido entre todos los socios y la gente del pueblo», ahondó Fuertes. ¿El destino de los euros? «Lo que vamos a hacer es tener Reyes Magos. No hemos tenido otros años porque siempre es para los pequeños y ahora nos podremos dar un regalito», adelantó uno de los agricultores más felices del día porque recibirán 50.000 euros por cada décimo.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate